El Señor Mozano

Una "bonita amistad"

In Destripando series y películas on 27/08/2010 at 17:33

¿Habéis visto alguna vez una de estas pelis de miedo donde la niña está sentada en su cama, con su osito de peluche, al mismo tiempo que suena una música cantada por niños que da mucho yuyu pero ella está tranquila, aunque sabe que algo malo pasará porque ha visto al asesino y hasta ha conseguido entablar una “bonita amistad”?

El maníaco, todo un galán al que le gusta tener detalles con sus “amigos”, les hace regalos poco usuales, como por ejemplo, cuchillos afilados (no precisamente para pelar patatas) o trampas-caza-papás para esconder en el bosque. Una vez escondidas las trampas, las niñas usas sus poderes de llantos y lloros incontrolados para fingir que piden auxilio desesperadamente. Los padres, pobres ilusos, que llevan el pecho a punto de reventar por los latidos de un corazón desbocado, fruto de su esfuerzo inhumano para tratar de socorrer cuanto antes a su pequeña niñita, quedan atrapados, tendidos en el suelo mientras se desangran. Acto seguido, aparece nuestro “galán amigo” que acude en su “ayuda” para “aliviarlos de su sufrimiento”.

=-=-=
A la niña se la resbala que el asesino vaya a matar a su familia (se lo confesó varias veces, entre otras cosas; recordad que ella y él eran uña y carne) y lo único que hace es dar vagas pistas al padre para que él se dé cuenta qué tiene que hacer o dónde diablos está el psicópata.

¿No sería más fácil si le dijera de una vez al padre quién es el asesino, dónde está su domicilio particular o su mayor debilidad (kriptonita o alergia a la madera)? Se solucionaría todo muy rápido. Claro que, por otra parte, la película duraría tan sólo 15 ó 20 minutos.

Pero… ¿Por qué la niña le hace caso al asesino? ¿Por qué pone trampas-caza-padres y los marea más que una perdiz con las pistas que les da? Esto es muy sencillo de responder: actúa por egoísmo. A ella qué más le da su familia, el asesino le dijo que a ella no le iba a hacer daño (ella y él son “íntimos amigos”) si hacía lo que le ordenaba. Ella no es tonta, mira por su pellejo antes que por los demás. Pensará “mis padres han vivido cuatro veces los años que tengo yo ahora, y mi hermano no hay quien lo aguante. Aquí, la única que merece seguir con vida soy yo.”


P.D.: Esta entrada, aunque sea cutrecilla, va dedicada a Marinoide, que me ha servido de inspiración con su foto del columnio.

Anuncios
  1. seguro que no eran para cortar patatas los afilados cuchillos???

  2. Has acertado. No eran para pelar patatas, eran para cortar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: