El Señor Mozano

La primera red social

In Proyectos secretos on 10/11/2010 at 22:33

Un jueves de hace unas cuantas semanas fui al cine con unos amigos a ver la última película de David Fincher: La red Social. Conseguimos llegar justo antes de que comenzara la película, por los pelos; para no perder (malas) costumbres. Eso es tener suerte; no nos tuvimos que tragar los diez minutos de avances de otras películas de calidad media que aún no tienen presencia en la gran pantalla.
Desde mi punto de vista, la película merece el elevado precio de alquilar una butaca con derecho a ver miles de fotogramas proyectados secuencialmente con una frecuencia de 24 fotogramas por segundo sobre una pantalla de enormes proporciones y acompañados de buena música. Claro que en algunos casos, los asientos se usan para otros fines que han acompañado a la especie humana desde que fue creada [que así fue cómo empezó todo].

Hay que aclarar que a Mark Zuckerberg no le vino una paloma blanca con una ramita de olivo a posársele delante de su mesa de Harvard mientras éste se hallaba sumido en un estado de concentración máxima, con la mirada clavada fijamente en su monitor sin ni siquiera pestañear y descargando su pasión sobre unas notas que tenía justo delante, en la mesa del portátil. Era el momento en que la chispa se convirtió en llama (por lo que ya no requirió los servicios de ese “pajarraco” con peculiar caminar). Fue ese momento de inspiración (que ya venía mascando) en que creó Facebook, de la nada; de la “nada” de otros. [Y no, no estaba ocupado en un compulsivo proceso de carácter masturbatórico]. Me explico. Lo que hizo fue tomar la idea de otras personas que ya tenían desarrollada una red social primitiva y funcional que aún a día de hoy siguen teniendo el nivel de alto secreto (clásico top secret) y fue causa de numerosas muertes para que siguiera oculta. Hablaremos de ello en otra ocasión.

Y aquí me despido con este final más soso que una ensalada sin aliñar.

P.D.: Esta entrada va dedicada a Mario, de donde surgió esta idea en una conversación.

Anuncios
  1. Estaba leyento la entrada y me he encontrado con un enlace a una artículo mío… (que a su vez es una traducción/resumen de otro) Gracias por la cita!

  2. De nada. Es que me gustó y vi la posibilidad de incluirlo en la entrada. Por cierto, me gustó el artículo que me recomendaste. Estoy de acuerdo que las entradas largas (sin extenderse tampoco mucho) están bien porque aprendes y son entretenidas. Pero tu estilo me gusta porque haces referencia a otros artículos y blogs (como es http://sinapsis-aom.blogspot.com) que también son interesantes y los das a conocer para que otros los podamos seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: