El Señor Mozano

Archive for the ‘Historietas porque sí’ Category

El señor de la linterna

In Historietas porque sí on 07/02/2012 at 11:12

Cuando era pequeño, mis padres me llevaron al cine Orfeo de Viveiro a ver Titanic. Recuerdo que las entradas las tuvieron que coger con bastante antelación. Puede que incluso dos o tres semanas, eso ya no lo recuerdo. Yo sólo había ido al cine de mi pueblo, que en verdad es un teatro adaptado para la ocasión. El Orfeo al lado de éste me pareció de proporciones bíblicas.
A la hora de tomar asiento, se acercó a nosotros un señor con una linterna para indicarnos dónde teníamos que sentarnos. Yo, ignorante de mí, nunca había visto tal cosa. Así que le dije a mi madre: “¡Mira, mamá, ese señor tiene linterna!” A lo que ella respondió: “tchus, cállate, que nos van a echar”.
Después, una vez acomodados, me quedé a solas con mis pensamientos:

¡Aquel hombre tenía una linterna! ¡Una linterna con la que ver en la oscuridad! Seguro que la llevaba en su bolsillo para una ocasión como ésta. Sin duda, es la persona más práctica que conozco. ¡Mucho más que MacGyver! Ojalá hubiera traído aquí la mía para estar a su nivel. ¿Cuánto le habrá costado? Parece que es una linterna pequeña, pero aún así alumbra bastante; muy práctica.

P.D.: Dedicado a MM, que me trajo este recuerdo a la memoria. Gracias esto, no pude parar de reírme en “lo práctico que era aquel hombre con linterna” justo antes de dormir.

Anuncios

El sitio perfecto

In Historietas porque sí on 04/01/2012 at 20:20

Hoy, fui con unos amigos a un café de Santiago de Compostela. Noté nada más llegar que de fondo sonaba buena música de jazz. “¡Estupendo!”, pensé, “un sitio con buena música para disfrutar de un café”, cuando de repente suena una canción de Michael Bublé. “¡Brillante!”, aquello no podía ser mejor, creía yo. En esto pruebo mi capuccino. Estaba delicioso, una maravilla de café. Había encontrado el sitio perfecto para tener conversaciones distendidas con mis amigos y pasar así tardes enteras de relax. La única pega: me quedaba un poco a desmano.

NOTA: es altamente probable que la fotografía adjunta no se corresponda en absoluto con el café aquí mencionado.

Falta de inspiración

In Historietas porque sí on 08/02/2011 at 22:52

¿Qué escribir? ¿Dónde se han metido las ideas? ¿Ya se han agotado? Por ahora aún no. Siempre hay ideas pululando  por mi cabeza a todas horas. Una tras otra salen a palestra y hacen su presentación en función del tiempo que les dejo para que se desarrollen en el escenario de mi mente y luego, como juzgado, decido si me gustan o no.

¿Y EL VEREDICTO?

Muchas de ellas quedan en un “ya lo haré luego” y al final, las voy dejando y dejando, y en el olvido quedan. ¡Cuántas veces le habré dicho a algún amigo algo como “se me acaba de ocurrir tal cosa y tal otra, ya verás cuando la haga”. Todo palabras “e nada feito”.

Dicen que el calvario de un escritor es ese momento en el que nada se te ocurre. Yo no me lo creo. Siempre hay posibilidad de sacar una buena tajada de la cosa más simple. Esa es la verdadera dificultad inherente a cualquier escritor (eso, y poder dedicarle tiempo). Bueno, yo no soy escritor , (¡ya me gustaría a mí!) ni guionista tampoco. Aunque siempre tuve curiosidad por saber cómo funciona el mundillo del espectáculo.

Pero bueno, se hace lo que se puede y todo sea por pasar el rato y entretenerse, que es lo que se busca.

Un saludo a los lectores, que se agradecen.

Los Reyes Magos no han podido venir porque…

In Días etiqueta, Dibujos con significado, Historietas porque sí on 07/01/2011 at 22:28

Melchor: Mal raio me parta. ¿Onde diantre estamos?

Gaspar: Tranquilo Melchor, que xa estamos chegando a Belén. Faltan apenas unhas horiñas.

Baltasar: A ver oh, trae pra acó o GPS. Déixame ver o panorama.

[pausa]

¡Aínda es Tomtom! ¡Puxeche Velén! ¡Con V!

Gaspar: Pero… quedará preto de Belén, ¿non si?

Baltasar: Pois vai ser que “non non”. Estamos nin máis nin menos que en Alemania.

Melchor: Fixémola boa. Non tiñamos dabondo có pinchazo do Mercedes.

[pausa]

Baltasar: Pois eu xa non vou. ¡Non vou! ¡A rañala! Xa estou farto de tanta carallada.

Melchor: ¿Como que non vas? ¿E logo nos que imos facer nós se ti marchas?

Baltasar: Ai… amañádevos. Iso non é o meu problema. O coche é meu e voume de volta pra Oriente. Eu pra chegar á semana seguinte non vou, e punto. Se sei que non íbamos chegar a tempo darlles os agasaios ós pícaros quedo na casa.

Melchor: Baltasar ten razón. Pra facer o parvo é mellor voltar pra a casa. Temos que avisar ós pais e que merquen eles os agasaios, coma sempre.

Gaspar: Pois nada, chamarémolos e dirémoslles que este Nadal tampouco imos ir.

Baltasar: ¿Chamalos? ¿Seica mexas fora do orinal ou qué? ¿Ti sabes o que custaría iso? Co que cobra Vomistar estariamos na ruina en menos de catro minutos. Mellor poñemos a noticia Menéame, twitter, Tuenti e Facebook, e arreando, que agora todo o Mundo usa as novas tecnoloxías e malo será.

Menos mal que estou eu aquí, que a vós vos dan dromedario por camello. Senón é por min, sería por outro.

El televisor. Parte I: la noticia

In Historietas porque sí on 13/12/2010 at 22:40

Carmen Zevilla con un tilivizó Filis

[Una de esas entradas escritas antaño (el año pasado por estas fechas)]

La historia empieza así… o no:
El pasado martes, un buen señor amigo mío realiza una llamada telefónica desde su dispositivo de telefonía móvil de antepenúltima generación, cuyo destinatario es mi dispositivo receptor de llamadas portátil de penúltima generación que tengo en mi poder. Preguntóme por el estado de salud en el que me encontraba debido a que tenía constancia de que había padecido una enfermedad vírica causada por microorganismos invasores que habían intentado alterar mi rutina habitual de ingerir ingentes cantidades de pasta, lo que comúnmente viene siendo la gripe NLTV (gripe NormaL de Toda la Vida, vamos). Después de su preocupación y devoción por mi estado físico pero no mental (tiene muy claro que estoy como una cabra), en un alarde de grandeza inconmensurable resuelve decirme que me hace entrega de un maravilloso aparato de recepción de señales visuales a larga distancia sin receptor digital terrestre (más conocido como televisor, tele, TV o caja tonta sin TDT) de principios de siglo (XXI, faltaría más) por motivo de los Festejos Navideños que cada año se celebran por estas fechas desde que así lo decidió la empresa Cola-Loca. ¡Qué grata nueva! Ahora no tendremos que dejar nuestras cuencas oculares mientras dedicamos un gigantesco esfuerzo en tratar de resolver grandes enigmas tales como averiguar quién lleva el balón o qué serie estamos viendo en ese momento.
Había una pequeña condición que debía solventar para que me fuera entregado el susodicho televisor: que me personara en su domicilio particular a bien de hacerme entrega del aparato en cuestión (seguimos hablando del televisor). Mi mente, rauda como una comadreja en época de celo, ya tenía dentro de sí (en mente) un candidato idóneo para la ocasión: mi tío.

Una niña le pregunta a Zapatero si sabe inglés y éste le responde “my tailor is rich”

In Historietas porque sí on 10/12/2010 at 01:42

Fotografía de algunos alumnos atravesando el conocido puente colgante que da acceso a La Moncloa

Un colegio de Alcalá de Henares, habiendo participado con antelación en el sorteo para la elección de colegios que visitan anualmente la Presidencia del Gobierno Español, más conocida como La Moncloa, han logrado ser seleccionados hace tres meses para conocer por dentro los secretos que encierra La Moncloa de la mano del mismísimo Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Nada más llegar al recinto presidencial, los alumnos de los distintos colegios (acompañado de sus respectivos directores junto a dos o tres profesores) se bajaron del autobús escolar y se dirigieron a la entrada del emblemático edificio para hacerse una foto “oficial” con Zapatero. Acto seguido, se condujo a todos los presentes adentro para comenzar el recorrido turístico por el edificio.

Todo marchaba bien; había risas, algún que otro cuchicheo de escasa malicia como “¡ala! ¡Mira donde duerme Zapatero! Ji,ji” (eso que hace dos días no sabía ni quién era ese Zapatero; se ve que le explicaron algo en casa).

Y, después del paseíllo por la casa, llegó el turno de “tengo una pregunta para usted, señor Presidente”. Las preguntas fueron corriententillas, la verda: una niña le preguntó si le gustaban los helados, un niño si sus hijas jugaban con las Barbies y también otro que le preguntó si veía los Simpson. Pero hubo una de las preguntas que cortó la respiración a algún que otro: una niña le pregunta de repente: “¿Sabes hablar inglés?” Los colegiales se echan a reír pero los protectores de éstos se quedan de cartón-piedra, esperan callados a que Zapatero haga algo y al mismo tiempo se acuerdan del día que los directores de sus respectivos colegios tuvieron la “brillante” idea de inscribirse en el sorteo (cada uno de los directores estaban pensando en una forma de escurrir el bulto y culpar de la “gran” idea a un chivo expiatorio que sería elegido para la ocasión). Tras unos segundos, Zapatero respondió diciendo “my tailor is rich” al tiempo que arqueaba las cejas varias veces con una amplia sonrisa a lo Mr. Bean como queriendo decir “ahí dejo yo eso”.

Y todo trae sus consecuencias

Durante semanas surgieron expertos en psicología de la noche a la mañana dando charlas en programas de pseudocultura donde contaban sus hipótesis (cada una más descabellada que la anterior), Zapatero no ha vuelto ha aparecer en el programa “Tengo una pregunta para usted” de Televisión Española, en Sálvame por fin trataron temas de política desde ese momento,… Lo que yo me pregunto es: imaginaros al Primer Ministro de Inglaterra (David Cameron) cuando le pregunten si sabe español diciendo “mi mamá me mima”. Y ahí dejo yo eso.

Es fácil sentirse navideño

In Historietas porque sí on 19/11/2010 at 21:54

Estoy en casa, sentado en el sofá viendo los Simpson en Neox. Cae la lluvia con intensidad. Pero da igual; no me importa porque no tenemos que salir de casa. La fiesta está aquí hoy.
Espero por la cena hojeando el catálogo de los juguetes que un día encontramos en nuestro buzón porque los anuncios de la tele duran una eternidad.
Me pregunto si cambiará tanto el día de Noche Buena con respecto al de hoy.

Carlos y cómo no nos conocimos

In Historietas porque sí on 22/08/2010 at 11:47

Era de madrugada, en un bar. El ambiente estaba cargado y yo ya había consumido bastantes copas. Fue el momento en que decidí pagar mi cuenta y salir a fuera. Allí, eché un vistazo a mi alrededor y vi que había un banco justo enfrente del bar. Decidí descansar un rato antes de irme a casa. Al poco tiempo de sentarme, una voz se dirigió a mí para preguntarme la hora. Metí la mano en el bolsillo derecho del pantalón para coger el móvil. Eran las cinco y media de la mañana. Después de guardar el móvil en el bolsillo, me giro para ver quién hay a mi lado. Era Carlos. Sentado a mi derecha. Más o menos en la misma situación que yo : “preparándose” para ir para casa. Estuvimos hablando un rato largo hasta que, finalmente, cogimos un taxi los dos y nos fuimos cada uno para su casa. Un amigo más en la lista.

Ya no soy un árbitro

In Historietas porque sí on 27/05/2010 at 21:04

Invierno, esa época del año plaga de nevadas intensas, fuertes vientos acompañados ocasionalmente de lluvia y, sobre todo, frío, mucho frío. La nieve se posa sobre los tejados de las casas, sobre los coches y las calles. Las ciudades y pueblos ponen su manto de camuflaje blanco; todas te parecen iguales.

No todo es nieve
La gotas impactan incesantemente contra los cristales de las ventanas del salón. Hacen carreras entre ellas a ver cuál llega antes a la boardilla. Tiempo atrás, hacía de árbitro y escogía a la ganadora. Ahora, sólo me dedico a observarlas y a deleitarme con la música de su repiqueteo.